Tiempo de Libros

 

Alfonso Herrera García

Doctor en Derecho Constitucional por la Universidad Complutense de Madrid. Investigador Nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del CONACYT.

 

El funcionamiento de la SCJN como Tribunal Constitucional. El dilema de decidir sobre qué y cómo decidir

Astudillo, César. México, Tirant Lo Blanch / IIJ-UNAM, 2019, 209 págs.

Las últimas semanas de 2018 y las primeras del 2019, traen consigo cambios significativos para la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por un lado, el pasado 30 de noviembre, el Ministro Cossío Díaz culminó el cargo que desempeñó a lo largo de 15 años. A mediados de febrero del año próximo, hará lo propio la Ministra Luna Ramos. Por otro lado, el último día de este mes de diciembre llegará a su fin la presidencia del Ministro Aguilar Morales.

A estos cambios de orden interno, hay que sumar el nuevo contexto político y social en el que ahora se coloca la Suprema Corte, con el arribo al poder del nuevo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Además, en el Poder Legislativo, la mayoría de ambas cámaras del Congreso de la Unión es afín al propio Ejecutivo Federal.

En este renovado escenario, la Corte está llamada a redefinir su papel como principal órgano del Poder Judicial de la Federación para el control del poder político, así como para la salvaguarda de los derechos fundamentales que pudieran verse afectados frente a las profundas transformaciones institucionales que ya han tomado su curso.

En ese entorno inédito, este libro de César Astudillo tiene como una de sus principales virtudes la puntualidad de sus planteamientos. El autor inicialmente se pregunta si la promesa de un Tribunal Constitucional que estaba llamada a protagonizar la Suprema Corte, ha sido cumplida a 3 décadas de la reforma constitucional de 1987, y a dos décadas y media de la de 1994. Esta última, se recordará, apuntaló definitivamente una jurisdicción constitucional concentrada al estilo kelseniano en el seno de sus competencias, pero también retuvo algunas competencias ajenas a ese modelo.

En este análisis, tiene por supuesto un lugar destacado la reforma constitucional de junio de 2011, que desató una fundamentación jurídica propicia para el control difuso. Esa profunda modificación significó una amalgama para las competencias actuales de la Corte, pues a su pretendido papel de Tribunal Constitucional sumó su condición de máxima instancia interpretativa de los Derechos Humanos.

Este libro pone el acento en que una evaluación racional de la Corte no debe hacerse solamente a partir de la constatación de reformas y competencias, sino también de aquilatar prácticas internas y el perfil de las personalidades que han integrado el máximo tribunal a lo largo de estos años.

El autor toma postura en el sentido de continuar la definitiva transformación institucional de la Corte hacia el ideal de un Tribunal Constitucional de tipo europeo, y ofrece argumentos que destacan esa posibilidad bajo la modificación de lógicas internas. En efecto, en esa apuesta se juega el perfeccionamiento del papel que desarrollará la Corte en el futuro inmediato, bajo el apuntado contexto histórico en el que nos encontramos inmersos.

Más de Tiempo de Libros


 

El certiorari. La jurisdicción discrecional de las Cortes Supremas

Giannini, Leandro J.

La Plata, Librería Editora Platense, 2016, 2 tomos, 724 págs.

 

Una de las más complejas realidades sociales a la que han tenido que enfrentarse los tribunales de nuestro tiempo, es su condición de “bienes escasos”. En cuanto órganos para dirimir multiplicadas diferencias originadas por los diversos intereses que implican las relaciones humanas, los tribunales están llamados a administrar de modo racional y adecuado su funcionamiento.

Esta problemática se exacerba en los máximos tribunales del ordenamiento, que ejercen definitivas o extraordinarias instancias. Ante ello, se han implementado técnicas de acceso que permitan ofrecer soluciones con impacto general, más allá de las pretensiones individuales enfrentadas en los casos concretos y que puedan replicarse a conflictos análogos.

El crecimiento demográfico, y el consecuente ascenso de la litigiosidad de nuestras sociedades, han terminado por impulsar medidas institucionales de selección de casos que impidan que la multiplicación de procesos judiciales terminen por socavar la capacidad de respuesta de los tribunales de última instancia, que lleven a la peligrosa inutilidad de la prestación del servicio de administración de justicia. El certiorari es uno de los más representativos mecanismos para conseguir ese objetivo.

Este libro ofrece un análisis omnicomprensivo de la institución del certiorari a lo largo de dos potentes tomos: desde los orígenes y la fundamentación de la jurisdicción discrecional en el sistema judicial estadunidense, hasta un amplio repertorio de experiencias vigentes del derecho comparado a lo largo del planeta, tanto en Europa, como en América Latina.

En México, la lógica del certiorari no ha tenido un fundamento legal expreso. Pero sí ha formado parte de las posibilidades de actuación de la Suprema Corte de Justicia en su reflexión jurisprudencial interna, a través de su tímida implementación en el conocimiento de juicios de amparo en revisión. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación recientemente también ha explorado esa posibilidad de acceso a la jurisdicción en su Sala Superior, en donde se ha considerado como un vehículo adecuado para conocer de asuntos que revisten una trascendencia fundamental para el orden jurídico o el sistema democrático.

Este libro aporta tanto elementos básicos como de detalle, para comprender prácticamente cualquier extremo —positivo o negativo— de esta figura. De ese modo, constituye un material para enriquecer nuestro debate acerca de su pertinencia, especialmente de cara a la transformación de nuestras jurisdicciones terminales de constitucionalidad. Después de todo, tarde o temprano, el certioriari será un tema que debamos considerar de cara a cualquier eventual reforma que busque perfeccionar nuestro sistema de justicia.