Poder ciudadano y pluralidad política

Alejandra Tello Mendoza

Politóloga por la UNAM, especialista en justicia electoral y profesora investigadora de la Escuela Judicial Electoral del TEPJF. Forma parte de la Red de Politólogas #NoSinMujeres y de la red de científicas sociales @DesdeMujeres. Sus líneas de investigación son los derechos políticos, legitimidad democrática y confianza política.

 

Las pasadas elecciones pueden considerarse un éxito, se ha demostrado que la manipulación y los fraudes han quedado atrás. Lo que le resta a nuestra democracia es aprender a convivir en medio de nuestra diversidad.

La jornada electoral del 6 de junio fue todo un éxito. No sólo salió a votar el 52.6% de las personas inscritas en la Lista Nominal de Electores, sino también el sistema electoral demostró una vez más su solidez. Las y los ciudadanos podemos confiar en que nuestro voto vale. Gracias a millones de mexicanas y mexicanos que salieron a votar y a nuestros vecinos que contaron los votos, hoy estamos seguros de que hemos dejado atrás un pasado de manipulación y fraude electoral.

Aún faltan muchos problemas que resolver, uno de ellos, el aprender a convivir los unos con los otros aun siendo diversos. Los resultados mostraron que la ciudadanía no es un ente homogéneo con preferencias políticas uniformes. Todo lo contrario, los resultados reflejan la pluralidad política que compone nuestro país. Lejos de ser esto un problema, la diversidad es un importante síntoma de salud democrática. Además de la pluralidad en las preferencias partidistas, especialmente en este proceso electoral se amplió como nunca la esfera de representación política a grupos históricamente subrepresentados. ¿Qué factores motivaron esta importante participación ciudadana?, ¿qué factores determinaron la ampliación de la democracia representativa?, ¿cómo aprenderemos a vivir en pluralidad?

Participación sin precedentes

Uno de los retos más grandes de este proceso electoral fue incentivar la participación ciudadana. No sólo la pandemia y un fuerte clima de violencia1 fueron factores que jugaban en contra de estas elecciones. Históricamente, la participación ciudadana disminuye en elecciones intermedias. En 2003 observamos el punto más bajo con un 41.3% y en 2015 sólo se llegó al 47.7% de participación. Por ello, el porcentaje alcanzado el pasado 6 de junio de 52.6%, el más alto desde 2003, da muestra del rotundo éxito de estas elecciones.

¿Qué pudo influir para que la ciudadanía saliera a votar? De entrada, cabe señalar que fueron las elecciones más grandes de la historia de México. A nivel federal se eligieron 300 diputaciones de mayoría relativa y 200 de representación proporcional. Pero a nivel local se eligieron mas de 19 mil 915 cargos. En 2015, sólo en 16 entidades federativas se realizaron elecciones concurrentes. En cambio, en este proceso electoral en todas se renovaron órganos de representación política: 30 congresos locales, mil 923 ayuntamientos, 431 cargos auxiliares, más dos elecciones extraordinarias en Hidalgo. Esto influyó positivamente para que la ciudadanía saliera a votar. No sólo el Instituto Nacional Electoral (INE), sino todos los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) lanzaron fuertes campañas en medios de comunicación y redes sociales para promover el voto con seguridad.

Por otro lado, fueron elecciones muy competitivas. Partidos políticos, candidaturas independientes, hasta candidatos no registrados, se movilizaron en todo el país para atraer a sus votantes. Cabe señalar que en el contexto de polarización política a favor y en contra del presidente de la república y su partido político, un importante sector de la sociedad se movilizó para promover el voto. La hiperconectividad en las redes sociales también promueve un importante interés y activismo de la sociedad en asuntos públicos.

Al final, el INE reportó un total de 49 millones 151 mil 320 votos. Si bien no se pudieron instalar 32 casillas, en el 99.91% de las restantes se desarrolló con normalidad la votación. Por ello se afirma que los ganadores de esta jornada electoral fueron las y los ciudadanos. No sólo salieron a votar casi 50 millones de mexicanos, sino que se requirieron más de un millón 463 mil 661 ciudadanas y ciudadanos para la integración de las mesas directivas de casilla.2

Las autoridades electorales

Otro elemento sin el cual este proceso electoral no hubiera podido ser exitoso, fue el crucial papel de las autoridades electorales de todo el país. El INE, los OPLE, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y los tribunales electorales locales trabajaron –y siguen trabajando– para garantizar elecciones libres y auténticas.

Es importante recordar que las elecciones no sólo se llevan a cabo el día de la jornada electoral; el proceso electoral federal se compone de 4 etapas: 1) preparación de la elección, 2) jornada electoral, 3) resultados y declaración de validez de resultados y 4) dictamen y declaración de validez de la elección.

La primera etapa empezó con el arranque formal del proceso electoral el 7 de septiembre de 2020. A partir de entonces, las autoridades electorales han trabajado arduamente para garantizar los derechos políticos de la ciudadanía. No sólo se deben establecer los topes de gasto de campaña, la revisión de las firmas de apoyo ciudadano de candidaturas independientes, los tiempos en radio y televisión, el diseño de las boletas y todo el material electoral, de manera relevante en este proceso electoral se determinó la obligación de los partidos políticos de incluir al menos 7 candidatas a las gubernaturas (SUP- RAP-116/2020). Nunca antes en la historia del país habían ocupado este cargo de elección popular tantas mujeres. Con los resultados preliminares y/o los cómputos distritales hasta ahora concluidos, todo parece indicar que las siguientes mujeres ocuparán la gubernatura de su entidad:

  • María del Pilar Ávila Olmeda, en Baja California (Morena, PT y PVEM)
  • María E. Campos Galván, en Chihuahua (PAN, PRD)
  • Índira Vizcaino Silva, en Colima (Morena y Partido Nueva Alianza)
  • Evelyn Salgado Pineda, en Guerrero (Morena)
  • Layda Sansores San Román, en Campeche (Morena y PT)
  • Lorena Cuéllar Cisneros, Tlaxcala (Morena, PT, PVEM, PES, Nueva Alianza).

Cabe mencionar que en 12 de 15 gubernaturas habrá alternancia. Esto refleja la gran pluralidad política del país y la autentica democracia electoral.

Asimismo, de manera relevante se determinó la incorporación de acciones afirmativas nunca antes vistas en un proceso electoral federal:

  • Personas indígenas: 21 fórmulas de mayoría relativa y nueve de representación proporcional.
  • Personas con discapacidad: seis de mayoría relativa y dos de representación proporcional.
  • Personas afromexicanas: tres de mayoría relativa y uno de representación proporcional.
  • Personas de la diversidad sexual: dos de mayoría relativa y uno de representación proporcional.

De las 6 mil 420 candidaturas que respondieron el cuestionario de identidad elaborado por el INE,3 509 se identificaron como personas indígenas, 155 con alguna discapacidad, 107 como afromexicanas, 117 parte de la comunidad LGBTTTIQ+ y 84 como personas migrantes.

Con lo anterior, no sólo tendremos un Congreso más incluyente, de confirmarse los cómputos distritales, de acuerdo con la consejera electoral Carla Humphrey, tendríamos 246 diputadas elegidas por ambos principios, lo cual representa el 49.2% de mujeres legisladoras, cumpliéndose con esto el principio de paridad.

En síntesis, si bien ya se había alcanzado en la elección de 2018 la paridad en el Congreso, en esta integración se incorporarán personas de grupos en situación de vulnerabilidad como nunca antes, lo cual, es importante resaltarlo, es gracias a denuncias presentadas por representantes de estos colectivos y a determinaciones de las autoridades administrativas y jurisdiccionales.

¿Cómo aprenderemos a vivir en pluralidad?

Aún falta que se resuelvan las respectivas impugnaciones que se presentan una vez terminados los cómputos distritales y hechas las asignaciones de representación proporcional, sin embargo, es claro que el sistema de partidos no seguirá siendo el de un partido dominante como fue de 2018 a la fecha, sino uno plural. Con las proyecciones realizadas hasta ahora por varias consultorías, ningún partido político alcanza por sí mismo la mayoría absoluta y ninguna coalición la mayoría calificada. Esto implica que cualquier reforma constitucional tendrá que ser negociada por los distintos grupos parlamentarios además de su necesaria aprobación por la mayoría de los congresos locales.

Si bien un sistema de partido dominante no es en sí mismo antidemocrático, una de las ventajas de un sistema de partidos plurales la capacidad de negociación que desarrollan las diferentes fuerzas políticas para alcanzar reformas estructurales y su capacidad para representar un mayor número de intereses.

¿Cómo aprendemos a convivir en pluralidad? No hay otra respuesta que con el diálogo. Se requiere promover una autentica ética dialógica para realizar procesos de hermenéutica diatópica.

Habremos de esperar las respectivas impugnaciones para contar con el número oficial de diputaciones por ambos principios que corresponderán a cada partido político en la Cámara de Diputados. Por ahora, lo que sigue es dar seguimiento a las y los candidatos electos. Cabe destacar que de acuerdo a Strategia Electoral,4 el 52.1% de las y los diputados logró la reelección. Justo uno de los principales propósitos de esta reforma electoral era incentivar la evaluación de las y los legisladores quienes pueden reelegirse hasta por tres periodos consecutivos. Hemos logrado sofisticar nuestra democracia electoral, el reto por delante es mejorar la democracia sustantiva. Como buscamos enfatizar en estas líneas, no hay otra manera de hacer lo que, aprendiendo a vivir los unos con los otros aun siendo diversos, que como diría Hannah Arendt, es la esencia de la política misma.


1 El INE reporta un total de 58 personas sancionadas por violencia política contra las mujeres en razón de género y consultorías como Etellekt reportan 91 asesinatos a políticos y candidatos.

2 https://portal.ine.mx/numeralia-procesoelectoral-2021/

3 https://candidaturas.ine.mx/

4 https://laboratorioelectoral.mx/docs/documentos/15_Diputaciones_Reelectas.pdf