Human Rights Between Law and Politics. The Margin of Appreciation in Post-National Contexts

Alfonso Herrera García

Doctor en Derecho Constitucional por la Universidad Complutense de Madrid. Investigador Nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del CONACYT.

Twitter:  @jAlfonsoHerrera

 

Human Rights Between Law and Politics. The Margin of Appreciation in Post-National Contexts

Petr Agha, editor.

Londres, Hart Publishing, 2019, 208 págs.

A partir de la reforma constitucional del 2011 en materia de Derechos Humanos, diversas instituciones políticas y jurídicas asociadas a los derechos, antes inéditas en nuestro país, han merecido un ascendente debate. Una de las más llamativas en tiempos recientes es el denominado “margen de apreciación nacional”. Este libro ofrece una aproximación particular a esta doctrina.

La noción del margen de apreciación está profundamente vinculada a conceptos básicos del constitucionalismo y a su transformación. La idea que podamos mantener en torno a él depende en mucho de nuestras preconcepciones, por ejemplo, sobre la soberanía nacional. También depende de la preponderancia que concedamos al universalismo de los derechos o, por el otro lado, al pluralismo de los mismos. O bien, como el propio título de la obra refleja, puede depender del entendimiento de las relaciones entre la política y el derecho en torno a los Derechos Humanos.

El margen de apreciación nacional es un criterio de motivación judicial que reconoce un espacio de discrecionalidad a favor de los Estados parte de un tratado internacional en materia de derechos. El margen puede equipararse a una técnica de autocontención judicial de tribunales supranacionales, un criterio de “no-decisión” asimilable a la doctrina de las political questions en el derecho estadounidense.

El margen nacional también puede verse como una consecuencia del principio de deferencia al legislador democrático de un Estado parte, a causa de una falta de consenso internacional, es decir, de un indefinido o inexistente orden común acerca del contenido o alcance de un derecho.

El conjunto de ensayos de este libro parte de la idea del margen a partir de su construcción en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Se advierte un consenso en torno a que los orígenes más depurados del margen se encuentran en ella. Sin embargo, dada la evidencia de su asistemático uso, al margen también se le ha identificado como criterio de justificación de tipo retórico, antes que como un genuino método de interpretación de los derechos.

No es esta última, no obstante, la aproximación de este libro. Su editor le atribuye al margen una condición sobresaliente desde un punto de vista normativo, como un verdadero principio con capacidad para ponderar valores en conflicto, cuando de casos convencionales sobre derechos se trata. También se le identifica como un elemento indispensable en el razonamiento judicial que aplica el principio de proporcionalidad en sede internacional.

Una de las principales utilidades de la obra radica, a mi juicio, en que deja ver la notable diferencia entre los sistemas regionales. Colocar en su justa dimensión el margen europeo frente a los problemas de comprensión y aplicación que podamos tener en el derecho interamericano y mexicano. Como se sabe, la jurisprudencia de la Corte Interamericana es poco o nada proclive a desarrollar el margen. Esta cuestión no debe resultar extraña si consideramos al menos dos importantes factores.

El primero es el marcadamente distinto contenido de los casos que arriban a la jurisdicción interamericana, caracterizados en un gran número de ocasiones por graves violaciones a derechos básicos para la existencia de las personas, en contextos políticos grave y centralmente afectados en sus principales ejes democráticos. El segundo está constituido por las características intensamente compartidas entre los sistemas internos respecto a la consagración de los derechos, en poco comparable con las profundas diferencias entre los países que integran el mosaico europeo.

Así, este libro contribuye muy provechosamente a concluir la diversidad entre ambas realidades de los derechos humanos en uno y otro lado del atlántico.